Logo
Tuesday, 22 de May del 2018 a las 23:47

LA GRIETA BAJO TIERRA.

Este martes explotó como nunca el conflicto en el subterráneo con el enfrentamiento entre los metro delegados con el Gobierno de la Ciudad y la Policía. Un millón y medio de personas quedaron sin servicio. Varios sindicalistas del transporte detenidos. Estalló la grieta en una sociedad mayoritariamente indignada por un reclamo de trabajadores que perjudica a otros similares.
Foto Nota

Tras una jornada de máxima tensión en el subte, los metrodelegados paralizaron todas las líneas por tiempo indeterminado luego de que fueran detenidos el dirigente gremial Néstor Segovia y otros 15 trabajadores acusados de impedir el funcionamiento de un servicio público en una nueva protesta en rechazo al acuerdo paritario. Finalmente todos fueron liberados y la medida fue suspendida.

A los incidentes que se produjeron durante los arrestos en las vías de la Línea H por la mañana de este martes, se sumaron luego disturbios en la puerta de la comisaría 30, adonde se acercaron manifestantes de ATE Capital, que también se enfrentaron con efectivos de la Policía de la Ciudad.

La jornada había comenzado con el paro programado en las líneas H, E y el Premetro, aunque al mediodía los metrodelegados dispusieron el corte total del servicio, en rechazo a las detenciones de 16 trabajadores, lo que generó un caos en el tránsito en la Ciudad de Buenos Aires y complicó la circulación de cientos de miles de personas.

Según informó Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE), el paro de los metrodelegados afectó a 1.245.000 pasajeros que utilizan el subte a diario, por lo que se incrementó la frecuencia de 36 líneas de colectivos y se implementaron servicios especiales.

El secretario general de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP), Roberto Pianelli, aseguró que cerca del mediodía, "en el momento en que se estaba por levantar el paro, se llevaron detenidos a los compañeros" por lo que los trabajadores decidieron mantener la huelga hasta tanto todos ellos sean liberados.

"Nos quisieron sacar a las trompadas, tiraron balas de goma, gas pimienta. En el momento en que estábamos por levantar el paro se llevaron detenidos a los compañeros. Obviamente lo que quería Larreta es que 1.200.000 personas se queden sin viajar", resaltó el dirigente gremial.

La Policía de la Ciudad, en tanto, informó que a las 7:30, cuando una formación partió de la estación Hospitales hacia Las Heras, los metrodelegados interrumpieron en la Estación Patricios la circulación del coche: uno de los delegados se sentó en un extremo del andén y cuando el subterráneo frenó varios ingresaron dentro de la cabina.

Luego de una discusión salieron de la cabina y se fueron en grupo caminando por las vías hasta la estación Caseros, aunque los efectivos de la Policía porteña los siguieron y finalmente los detuvieron llegando al andén.

"Larreta me manda en cana porque estoy defendiendo a los trabajadores. Me golpearon a mí y a mis compañeros. Les pido a mis compañeros del subte que no paren por Segovia, sino por las paritarias. Larreta te comiste la poronga de (el presidente Mauricio) Macri", sostuvo Segovia antes de ser trasladado a la comisaría 30 en Barracas junto a sus compañeros.

Los detenidos fueron acusados de haber cometido los delitos de atentado y resistencia a la autoridad, así como también impedir el normal funcionamiento del servicio, ante lo cual intervienen las Fiscalías en lo Penal Contravencional y de Faltas 35, 20 y 30.

Cerca de las 19:00 fueron liberados 8 trabajadores, 7 por orden de la fiscal porteña Celsa Ramírez y otro por disposición del fiscal Juan Rozas, y, a última hora de la noche, se procedió a liberar a Segovia junto con los siete apresados restantes.