Logo
Saturday, 8 de December del 2018 a las 11:03

NO HABRÁ NUEVA LEY DE ALQUILERES.

Tal como adelantara en sus columnas radiales el consultor RICHARD BENTANCUR, en los próximos dos año no se reformará el actual sistema de alquileres. El proyecto porpuesto por el propio presidente Macri no será incluido en las sesiones extraordinarias del Congreso. El agente inmobiliario analizó los pro y contras de la iniciativa para EN SINTONÍA.
Foto Nota

Finalmente este año y el próximo, no habrá nueva ley de alquileres como se esperaba y era intención del propio presidente de la Nación Mauricio Macri, quien había hecho el anuncio en una conferencia de prensa con bombos y platillos. Ahora el propio Ejecutivo decidió no incluir el proyecto en las sesiones extraordinarias del Congreso de la Nación en lo que resta del 2018. El próximo año el proyecto pierde estado parlamentario por lo que debe ser tratado nuevamente por una de las Cámaras.

Nuestro consultor inmobiliario Richard Bentancur ya había adelantado que esto iba a suceder en su columna radial de los días miércoles. El agente de bienes raíces y administrador de consorcios volvió a ratificar su posición contraria a los aspectos más medulares de la iniciativa como la extensión del plazo contractual a 3 años  y el no pago de honorarios por parte de los inquilinos. Recordó que el texto fue impulsado por “la nefasta asociación de inquilinos que proponen cuestiones que a los oídos de los desprevenidos parecen favorecer a los arrendatarios pero que en realidad los desfavorecen y los perjudica, con la falsa promesa y falso concepto de que la extensión del plazo le da estabilidad, cuando eso se lo da el comportamiento del inquilino”.  “Cuando existe un buen inquilino, el propietario no lo deja escapar y le bonifica el precio y se asegura la renta, con un horizonte de un contrato extenso los precios no son manejables, por lo que el propietario va a fijar un precio mayor si el plazo es más largo”, sentenció. No obstante, Bentancur explicó que el proyecto “tenía algunas cuestiones beneficiosas para el inquilino como el no pago de las expensas extraordinarias y la prohibición del cobro del Abl enla ciudad y el de impuesto de Rentas en la Provincia, al arrendatario, así como también la actualización de los depósitos al momento de finalizar el contrato, lo que no sucede actualmente”.

El agente inmobiliario analizó que de esa manera el proyecto “quedó por el camino por tener lógicamente tantas cuestiones rebatibles”. “Sufrieron la presión de otros actores del quehacer inmobiliario como las constructoras que han presentado proyectos importantes, por ejemplo habían propuesto construir viviendas con destino único de alquileres con la obligación de alquilarlas a cambio de la desgravación impositiva”. “Fueron muchas las presiones de las cámaras inmobiliarias, lamentablemente no del colegio profesional inmobiliario,  que se dedica a sacarse fotos y a caretear”, agregó irónico.

Finalmente, Bentancur defendió el actual sistema de alquileres, aunque deba tener algunos cambios como ya se ha referido en esta columna insistentemente. Por ejemplo se refirió “al desalojo express por el cual se pueda desalojar a un inquilino mal pagador en un mes, no como sucede actualmente que el sistema garantista protege al que incumple”. Bentancur analizó que se “continuará con el sistema de alquileres  de dos años de plazo contractual y los precios se seguirán reajustando con un 15 por ciento semestral promedio lo que está un 20 por ciento por debajo de la inflación, logrando de esta manera soluciones consensuadas”. “Los propietarios resignan parte de su ganancia en pos de un acuerdo”, remarcó. En ese sentido volvió a defender la intervención de los agentes inmobiliarios “en la búsqueda de soluciones para ambas partes”.