Logo
Sunday, 17 de March del 2019 a las 10:32

RECONCILIACIÓN A TIEMPO.

En un año muy particular desde lo electoral y lo coyuntural, el presidente Mauricio Macri generó en Expoagro una oportuna reconciliación con los sectores más fuertes del campo argentino. El reconocimiento por parte del primer mandatario de que las medidas fueron de emergencia, fueron valoradas por los dirigentes del agro.
Foto Nota

El “feeling” del presidente Mauricio Macri con los productores volvió quedar muy claro en esta edición de Expoagro, a pesar de la impotencia que generó la vuelta de las retenciones, un lastre que erosiona recursos que el sector necesita para ser más competitivo y eficiente en el desafío de ganar nuevos mercados.

Este impuesto de los 4 pesos es un mal impuesto, de emergencia”, dijo en su discurso el presidente. Y después siguió con un largo párrafo en el que se lo vió mucho más cómodo: “Nos dimos cuenta que aislados del mundo no teníamos futuro, y ahora nos llevamos bien con todos, y todos nos abren las puertas. Hemos abierto 170 mercados. Pero queremos más. Queremos que nos conozcan, que sepan la calidad de lo que somos capaces de producir. Queremos en pocos año duplicar la producción de alimentos”, planteó.

Y explicó lo que todos en el campo ven de primera mano en los pueblos y ciudades del interior productivo cuando al agro le va bien. “Eso significará desarrollo para nuestras economías regionales, para nuestras pymes”.

Macri, flanqueado por los dirigentes de la Mesa de Enlace, reconoció que los productores enfrentaron “la peor sequía en 50 años” y que lejos de bajar los brazos “rascaron la olla para volver a sembrar” y ahora van por una cosecha récord.

Consciente de que el sector enfrenta serias dificultades, sobre todo por la falta de financiamiento, Macri hizo tres anuncios: el programa cosecha segura, que tiene la meta de garantizar la seguridad del transporte de la producción de los campos y acopios hacia los puertos; el proceso de asignación de la banda 450Mhz, para mejorar la conectividad en las zonas rurales -una infraestructura vital para poder aprovechar las prestaciones de los fierros- y dos nuevas líneas de crédito.

El ministro de la Producción Dante Sica explicó el alcance de esta oferta de financiamiento. “Junto con el BICE estamos lanzando una línea de crédito de 1.500 millones de pesos, básicamente destinada a maquinaria agrícola”, precisó.

Una parte es para leasing, con un préstamo a 48 meses con tasa badlar, que está subsidiada por el gobierno nacional. La otra línea es de 1.000 millones de pesos y está destinada a camiones, bitrenes y escalables para impulsar la logística de carga.

La gobernadora de Buenos Aires María Eugenia Vidal también admitió en Expoagro que no se sienten cómodos con los derechos de exportación.