Logo
Tuesday, 31 de March del 2020 a las 19:16

EL CORONAVIRUS DERRIBÓ UN MITO: LA RELEVANCIA DE LA CONTAMINACIÓN QUE GENERA LA GANADERÍA.

Hemos asistido, desde hace mucho tiempo, a pronunciamientos tajantes en el mundo por parte de ambientalistas sobre la contaminación generada por los gases del efecto invernadero y especialmente en la Argentina. Nuestro columnista, GERMÁN TAPIA nos ilustra sobre el tema y nos revela cuál es "la verdad de la milanesa".
Foto Nota

LA VERDAD DE LA MILANESA

 

En este momento que el mundo nos pide que bajemos el ritmo al cual estamos viviendo, ya sea en las cuestiones laborales o sociales, se empiezan a evidenciar algunas verdades sobre los mitos de la ganadería.

Durante los últimos años hubo una gran cantidad de personas que adjudicaban gran parte de la contaminación mundial a la ganadería, y entre ellos le adjudicaban una parte importante de esa contaminación a la Argentina. Greta Thunberg fue una de las activistas que levantó su bandera en contra de la ganadería mundial, incluyendo a nuestro país como uno de los causantes del problema.

Uno de los efectos del aislamiento social en la mayoría de los países del mundo y de la disminución de la economía en todo el mundo ha sido poner en evidencia la disminución drástica de la contaminación en todo el globo terráqueo.

Una de las actividades que no han modificado su ritmo de trabajo en gran medida en estos días fue la producción agropecuaria, tanto en agricultura como en ganadería a nivel mundial ha seguido trabajando prácticamente al mismo ritmo que venía, mientras que la industria, el comercio y el transporte han disminuido fuertemente su ritmo.

Reconocidos especialistas como Ernesto Viglizzo y Florencia Ricard muestran diferentes datos sobre la contaminación mundial y el aporte argentino. Si se analizan los gases que producen el efecto invernadero Argentina aporta casi el 0,6% del total mundial y a la ganadería podemos adjudicar la mitad de ese valor. Pero analizar solamente estos efectos contaminantes es mantener una visión demasiado reduccionista, es necesario tener un enfoque holístico sobre este tema.

Otra variable utilizada para medir la contaminación ambiental es la cantidad de Carbono emitida por día, donde vemos que la Argentina se encuentra por debajo del promedio mundial y genera alrededor de un tercio o a lo sumo la mitad de los países que más generan, de nuevo analizando esta variable Argentina no es uno de los países más contaminantes a nivel mundial y está lejos de serlo.

Volviendo a la ganadería y su aporte a la contaminación mundial, analizar la producción de gases de efecto invernadero es un aspecto demasiado particular, para poder concluir algo razonable hay que realizar un enfoque sistémico, porque por un lado los animales generan Metano (uno de los gases de efecto invernadero) a través de la digestión ruminal, pero por otra parte el sistema pastoril genera un gran secuestro de carbono en la atmósfera.

Una buena medida de la contaminación es medir el balance de carbono del sistema ganadero, por un lado se producen emisiones de carbono por parte de los animales, pero por otra parte las praderas sobre las que pastorean los animales secuestran carbono.

Analizando datos publicados por Viglizzo se aprecia que desde 1970 a 2010 el sector ganadero ha presentado un balance positivo de Carbono con alrededor de 120 millones de Tn al año. Esto da mucho crédito al sector porque muestra que constantemente evidencia un balance positivo de carbono.

En este mismo período Viglizzo comparó el balance del sector ganadero con la generación de carbono por otras fuentes en Argentina y el crédito de Carbono del sector rural supera ampliamente a las emisiones no rurales, por ejemplo en 2010 las emisiones no rurales eran cercanas al 40% del balance positivo del sector ganadero. Por esto podemos decir que el sistema ganadero argentino (eminentemente pastoril) sigue siendo el pulmón de la Argentina que genera un balance positivo de Carbono.

Es imperioso cuando se habla de un tema no dejarse llevar por modas o falsos profetas, sino tener el aval del trabajo científico. Pero evidentemente no es suficiente con tener un trabajo riguroso en la disciplina, sino también es significativa la difusión de ese trabajo.

En momentos donde la responsabilidad social es muy valorada al momento de comprar productos, es realmente importante darle fuerte promoción a los productos provenientes de la ganadería argentina recalcando que estos generan un balance positivo de Carbono en todo el ciclo. Aunque a la fecha todavía no esté plenamente activo el mercado de bonos de Carbono pero ésta es una información que suma y mucho para la promoción de nuestras carnes.

 

Germán Lucas Tapia.

Germán Lucas Tapia es Licenciado en Economía (UNRC) y Magister en Agroeconomía (UNMDP). Es docente de la Facultad de Agronomía y Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas (UNLPam), Titular de Cabaña La Esperanza (Angus y Hampshire Down) y asesor agropecuario. Más notas del autor en el ícono "En Sintonía con el Campo" de este Diario.