Logo
Monday, 6 de April del 2020 a las 09:19

INCREÍBLE: UN INTENDENTE DE BUENOS AIRES LE PUSO UN IMPUESTO AL CAMPO POR EL CORONAVIRUS.

Se trata del jefe comunal de Castelli, en la Provincia de Buenos Aires, quien le impuso al sector un pago para hacer frente a la lucha contra la pandemia. Fue denunciado y recibió duras críticas de Carbap. El se defiende diciendo que es una contribución por única vez.
Foto Nota

El diputado provincial bonaerense de Juntos por el Cambio, Luciano Bugallo, presentó esta mañana una denuncia contra el municipio de Castelli y su intendente, Francisco Echarren, por la aplicación de un "impuesto encubierto" a los productores rurales del partido, creado para contribuir contra la pandemia del coronavirus.

La denuncia se realizó en la Comisión Federal de Impuestos (CFI) donde se solicitó suspender la vigencia del decreto 377/2020 firmado por Echarren , que impone una contribución extraordinaria "por única vez".

El legislador bonaerense sostuvo que "se trata de una doble imposición tributaria dado que utiliza la misma base imponible que el impuesto a los Bienes Personales que cobra la Nación, al tiempo que se superpone también con el impuesto inmobiliario rural provincial y a las tasas por servicios que cobra la municipalidad a los productores".

Es claramente ilegal e inconstitucional que un municipio cree un tributo, dado que solo puede aplicar tasas que deben estar justificadas con la prestación de un servicio, cuestión que aquí no existe. Hay facturas que superan los 100 mil pesos, cuando se estipuló en un segundo decreto modificatorio un tope absurdo de $44.000 por partida", señaló.

En el escrito presentado, denunció que "el intendente violó la obligación establecida por el artículo 9 inciso b) de la ley 23548 que se obliga a no aplicar por sí y a que los organismos administrativos y municipales de su jurisdicción, sean o no autárquicos, no apliquen gravámenes locales análogos a los nacionales distribuidos por esta Ley".

Crítica de Carbap

En un comunicado, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) calificó de "oportunista" al jefe comunal.

"Estas actitudes de algunos políticos que se arrogan regular sobre materias fuera de sus competencias son muy similares a las actitudes de aquellos empresarios oportunistas y especuladores que aumentan el precio de los insumos básicos de manera oportuna ante una demanda en aumento, y muy lejos de la solidaridad que llevan adelante tantas organizaciones intermedias de la sociedad civil recaudando materiales y equipamiento para hospitales y nosocomios imposibilitados de enfrentar esta pandemia, justamente por la falta de inversión y previsión en material hospitalario de muchos de estos políticos de vuelo corto y rastrero", dijo la entidad.

¿QUÉ DICE EL INTENDENTE?

En diálogo con Infobae, Echarren, negó que se trate de un impuesto. Es una "contribución especial por única vez”, declaró. En efecto de acuerdo al terreno que posean, los productores rurales deberán abonar el valor de medio ternero en el caso de campos de entre 200 y 300 hectáreas; el valor de un ternero, en territorios de 300 a 1000 hectáreas; y el valor de dos terneros en el caso de campos de más de mil hectáreas. El precio de cada cría de vaca ronda los 18 mil pesos, por ende deberán pagar entre 9 mil y 36 mil pesos de acuerdo a la extensión de su campo.

Si bien Echarren informó que fue una iniciativa que surgió de los mismos productores, un sector de ellos expresó su descontento porque ya comenzaron a recibir la factura “con esa tasa nueva sin haber pasado por el Concejo Deliberante”. “Una colaboración se pide o se da voluntariamente, no se impone”, se quejó un miembro del sector a este medio. Ante la consulta por este punto en particular, el intendente explicó que la sesión para tratar el tema estaba prevista para este miércoles desde antes de que se dicte la cuarentena obligatoria; por ello en las próximas horas se definirá si hoy mismo se sesiona. Considerando que son 10 los concejales, evaluarán si se pueden “tomar las medidas sanitarias correspondientes” para llevarla a cabo. Si no se sanciona la ordenanza municipal, ya está el decreto con su rúbrica, reveló el propio Echarren: “En breve vamos a estar en una emergencia económica”, justificó.

El jefe comunal del Frente de Todos explicó que la contribución especial por emergencia sanitaria “si la necesitamos se usa, sino se devuelve a los mismos productores”. Es que si bien en Castelli aún no se han registrado casos positivos de COVID-19, el Ejecutivo municipal está en alerta ante la posibilidad de que comiencen a aparecer vecinos infectados. Además de la expansión del virus, la preocupación se centra en el impacto económico que está teniendo por la cuarentena la localidad cuya población ronda los 8 mil habitantes, y la única actividad que se mantiene, además de la sanitaria y la de seguridad, es la rural. “Es el sector con mayor capacidad contributiva, el resto está muerto”, lamentó Echarren