Logo
Monday, 13 de April del 2020 a las 17:13

GANADERÍA ON LINE.

En tiempos de cuarentena, la mayoría de las actividades se han tenido que ir adaptando cada vez más a la tecnología. El campo y en particular la ganadería no son la excepción. El analista ganadero GERMÁN TAPIA explora este tema para nuestro Diario y se pregunta : "¿el cambio llegó para quedarse?.
Foto Nota

¿EL CAMBIO LLEGÓ PARA QUEDARSE?

 

Después de unas semanas de grandes cambios en el mundo donde todos estamos intentando adaptarnos la comercialización ganadera en Argentina ha tenido una interesante fluidez.

En esta época del año se producen algunos acontecimientos que se repiten todos los años. Uno de ellos es la venta de terneros de destete, que se realiza fundamentalmente entre febrero y junio de cada año. Otro es la venta de las vacas de descarte de los rodeos de cría. Y por último una salida de novillos de la tradicional invernada corta (un año aproximadamente de duración).

Todas estas situaciones conjugadas hacen que sea un período de gran traslado de animales debido a su comercialización, tanto con destino a otros productores como con destino a frigoríficos.

Una de las formas tradicionales de comercialización en la Argentina es a través de remates públicos en lo que llamamos mercados institucionalizados, ya sea en mercados terminales (Liniers, Rosario, Córdoba) o eventos del país (remates ferias) Tradicionalmente aproximadamente el 20% de la hacienda que va a faena pasa por este tipo de mercados y el 50% de la hacienda de invernada también lo hace.

La comercialización ganadera en Argentina es muy atomizada, y tiene influencia regional, a pesar de que a veces los animales viajan muchos kilómetros, gran parte de las operaciones son negocios donde los productores son cercanos a los centros de comercialización. Esto se debe a que los fletes de largas distancias representan una parte importante de los costos comerciales.

Los mercados institucionalizados agregan mucha información de precios y plazos de venta, ya que permiten fácilmente a todos los operadores del mercado conocer semana a semana el ritmo de la comercialización ganadera en diferentes regiones del país. Estos mercados tradicionalmente reúnen mucha gente de diferentes provincias entre compradores, vendedores, transportistas, operadores del mercado, personal de las casas consignatarias, personal de Senasa, periodistas entre otras personas. Todo este agrupamiento de personas más la cantidad de kilómetros que viajan para cada evento generan un factor de riesgo en estos momentos de pandemia.

Después de la suspensión y readecuación de muchos eventos del país, que incluyó a una gran modificación en la forma de trabajar del Mercado de Liniers. En otros países las nuevas tecnologías de la comunicación estaban a disposición y eran cada vez más utilizadas en la comercialización ganadera. Como ejemplos se puede mencionar a Estados Unidos, Australia, Uruguay, Brasil. Aunque hace unos años las nuevas tecnologías habían llegado a la comercialización ganadera en Argentina, sólo tenían una pequeña participación en la comercialización actual.

Por parte de los remates feria, se suspendieron la gran mayoría entre mediados de marzo y principios de abril y los pocos que se han organizado han tenido otra dinámica. Algunas firmas consignatarias y mercados (Rosgan) ya estaban trabajando con asistencia de televisión e internet.

Después de unas semanas de readecuación surgieron diferentes opciones, desde remates por internet, donde la hacienda va desde el origen al destino sin tener ningún paso intermedio, remates con concentración física de animales transmitidos por televisión o internet, remates por televisión o internet donde los animales pasan por una feria para que se controle el peso y la entrega de los animales. Es posible enumerar las formas que están surgiendo en estos días.

Por el momento se ha retrasado algo la comercialización tanto de invernada como de animales con destino a faena, pero la situación se está normalizando y se están dando los eventos de las diferentes formas antes nombradas, que entre otras cosas permiten seguir trabajando respetando el aislamiento social preventivo y obligatorio.

Estos sistemas, a pesar de ir contra las costumbres y tradiciones, tienen otras ventajas además de resolver la situación de minimizar el contacto de las personas. También disminuyen algunos costos comerciales y costos de transacción (costos generalmente no monetarios vinculados a la negociación y posterior control).

Algunas firmas procedentes de Uruguay, donde hay amplia experiencia en estos sistemas están ingresando raudamente a Argentina para brindar apoyo a las consignatarias para que incorporen esta nueva forma de hacer negocios. En realidad este formato desde hace unos años iba ganando adeptos poco a poco, pero ahora queda como una de las pocas formas institucionalizadas de hacer negocios en la ganadería.

En los próximos días empezarían los tradicionales remates de reproductores, que no se van a poder realizar de la manera que estábamos acostumbrados. La pregunta es si tomarán alguna de estas modalidades o se irán postergando hasta que sea posible llevarlos a cabo.

Como corolario de todos estos cambios, como ha pasado en otras situaciones críticas, cuando la sociedad se acostumbra de golpe a algo nuevo después termina adoptándolo, por lo tanto sería esperable que estas formas de comercializar la hacienda sigan siendo populares, aunque luego vuelvan los remates y ferias tradicionales. El tiempo tiene la respuesta.

 

Germán Lucas Tapia.

Germán Lucas Tapia es Licenciado en Economía (UNRC) y Magister en Agroeconomía (UNMDP). Es docente de la Facultad de Agronomía y Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas (UNLPam), Titular de Cabaña La Esperanza (Angus y Hampshire Down) y asesor agropecuario.  Otras notas del Lic. Tapia se pueden observar en el ícono EN SINTONIA CON EL CAMPO de este DIARIO.