Logo
Saturday, 16 de May del 2020 a las 07:27

LA GANADERÍA ARGENTINA SE PONE BARBIJO.

Para el analista ganadero GERMÁN TAPIA, pese a la incertidumbre generada por la crisis internacional, se abren buenas perspectivas para el sector ya que la carne ha logrado "mantener la demanda internacional con cierta firmeza en contraposición con los granos..."
Foto Nota

ANTE LA INCERTIDUMBRE LAS VACAS HACEN PIE

 

Avanzando el año se acercan los remates de reproductores. Empiezan los tempraneros, algunos exclusivos de hembras y se esperan los de machos y hembras. En este momento influyen en los mercados dos fuentes de incertidumbre: la economía internacional, golpeada por el corona virus y todas sus implicancias y la economía nacional, influida por un lado por el corona virus y además por todas las cuestiones de la economía local que incluye la renegociación de la deuda soberana.

Una conclusión firme que podemos sacar es que la comida es una prioridad en los gastos de las personas, y la carne ha demostrado eso al mantener la demanda internacional con cierta firmeza en contraposición con otros commodities como los granos y el petróleo. Los granos vieron su demanda menguada por la disminución de la demanda por biocombustibles.

En estos momentos se espera que los protocolos sanitarios y de aseguramiento de las condiciones se hagan más estrictos para brindar mayor seguridad al consumidor, pero nos queda la tranquilidad de los consumidores prefieren consumir carnes tradicionales.

Si comparamos la situación en Argentina con el resto de los competidores, nuestro país pudo mantener la demanda total combinando con un pequeño incremento de la demanda local más la reacción china. Esto provocó que se pueda mantener la actividad con bastante normalidad, presentando cambios en la demanda en algunos cortes de carnes que obligan a una nueva integración de la res, donde la categoría más perjudicada es el novillo de exportación.

En este contexto se esperan precios estables en general para la hacienda, donde estaban más retrasadas las cotizaciones de los animales con destino a cría (hembras preñadas y vaquillonas). Como favorable se presenta la disminución de los precios de los granos, que muestran como ganadora a la ganadería en el mediano plazo.

En este momento se conjugan dos situaciones en el sector agropecuario: la colecta de la cosecha gruesa (principalmente soja y maíz) y la venta de hacienda tanto como para faena o invernada por cuestiones estacionales, por lo tanto es un momento de mucha liquidez en el sector. Se presenta la disyuntiva hacia donde dirigir esa liquidez.

Las opciones se encuentran restringidas, ya que actualmente es prácticamente imposible acceder a dólares al precio oficial, también es difícil realizar inversiones inmobiliarias por la falta de oportunidades. Otra opción sería la inversión en maquinarias, herramientas y vehículos, con las restricciones a la circulación pareciera que no son las más fáciles de hacer y decidir. Por lo tanto las opciones más fáciles de decidir y ejecutar son las compras de insumos o la inversión en animales (invernada o cría).

En un contexto de precios agrícolas con tendencia a la baja, buenas cosechas y stocks en crecimiento, pareciera que se viene una retracción en la agricultura, por lo tanto se perfila como una opción muy interesante la inversión en animales, dentro de esta existen diferentes posibilidades. Es muy probable que con precios a la baja en granos y con tendencia firme o alcista en precios del ganado convenga en este momento realizar la cosecha e intercambiarla por ganado.

La compra de hacienda de invernada es la que en su mayoría están realizando los productores que venden hacienda para faena, para seguir teniendo su capital invertido en “patas” por lo que el mercado se encuentra muy activo y con precios en crecimiento.

Otra opción que es más atractiva, ya que su precio se encuentra “atrasado” en comparación a la invernada es la hacienda de cría, en los últimos remates se nota más interés, aunque todavía los precios tienen bastante recorrido para crecer.

 

Una alternativa seguramente más interesante es la incorporación de hacienda de alto valor genético, ya que los precios muestran una evolución similar a la hacienda de cría general. La ventaja que presentan estos animales es que se van a revalorizar más que la hacienda general, ya que siempre sucede lo mismo en estas situaciones. Otra ventaja que presentan es que van a producir más que las generales, aunque coman lo mismo.

Se viene una gran oferta de productos genéticos y es un excelente momento para aprovechar un valor muy bajo en dólares de estos productos y todavía se encuentran un poco retrasados en la comparación con el novillo o con el ternero de invernada.

En el último tiempo, distintos analistas discuten si nos encontramos en una fase de liquidación de vientres o no. Una forma sencilla de determinar si estamos en fase de liquidación es mirar el stock de vacas, desde ese punto de vista en último tiempo ha disminuido este. Pero sería más acertado ver el stock de vacas en producción de terneros, valor muy difícil de encontrar en las estadísticas. Una aproximación a eso sería la cantidad de terneros disponibles para la venta en la zafra, si miramos ese número se aprecia que es sensiblemente mayor al del año anterior. Entonces vemos que se están faenando vacas que no estaban produciendo terneros. Esta situación hace que se vaya haciendo más eficiente el rodeo en producción de terneros, algo muy necesario en la Argentina.

Por lo tanto vemos con muy buenos ojos canjear vacas que no producen terneros por vientres de calidad. Lo mismo que canjear stocks de granos que no crecerían por animales que van a generar producción además de su propia valorización.

Una vez más todos los productores ven a la ganadería como reserva de valor, pero esta vez deberíamos verla como fuente de producción, como buen destino de una inversión, sobre todo cuando se apunte a incorporar hacienda de alto mérito genético. Otra vez podemos decir invirtamos en ganadería sustentable y rentable.

 

GERMAN L. TAPIA

Germán Lucas Tapia es Licenciado en Economía (UNRC) y Magister en Agroeconomía (UNMDP). Es docente de la Facultad de Agronomía y Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas (UNLPam), Titular de Cabaña La Esperanza (Angus y Hampshire Down) y Asesor agropecuario. Es columnista de los programas Desayuno de Campo y En Sintonía con el Campo de RADIO GÉNESIS (AM 970) de CABA, y RADIO LIBERTAD DE ROSARIO, SANTA FE (AM 1090). Escribe en www.ensintoniaeldiario.com (En sintonía con el Campo).