Logo
Sunday, 2 de August del 2020 a las 09:35

A LOS BIFES.

En su modo directo y analítico, el especialista en Ganadería, Licenciado Germán Tapia sostiene que "En Argentina creemos que tenemos la mejor carne del mundo, es probable que así sea, pero no la vendemos como tal. Seguimos vendiéndola como un producto común". Aquí la columna escrita especialmente para nuestro Diario por el titular de Cabaña Angus La Esperanza.
Foto Nota

A LOS BIFES (PREMIUM)

 

Después del shock mundial de la pandemia hay ciertos cambios que vinieron para quedarse en el mundo, aunque nuevamente surgen oportunidades para la ganadería argentina. Una de las actividades que queda mejor posicionada en esta situación es la ganadería, porque todo el mundo desea consumir alimentos seguros y de calidad.

Uno de nuestros mercados más importantes siempre fue la Unión Europea, y una vez más lo va a ser. Los europeos destacan a nuestra carne como una de las mejores y eso es clave para nuestra ganadería.

Tradicionalmente exportamos carnes frescas a muy buenos precios a esa región del mundo, una vez más demuestran su interés. Pero hay que destacar que van surgiendo cambios en el negocio y hoy están surgiendo los productos tope de gama también en las carnes, podríamos llamarlos “delicatesen”

Hace un tiempo que en Europa están surgiendo y con singular éxito las carnicerías gourmet donde se venden carnes con valores realmente sorprendentes. “Recorriendo las góndolas” vemos que la participación de las carnes argentinas es ínfima.

Hoy la carne argentina en el Viejo Continente se está comercializando a valores de 15 a 30 euros el kg, pero en las carnicerías especializadas llegan a pagarse hasta 100 euros el kg, incluso en algunos casos mayores precios.

Ha llegado el momento que no dejemos pasar estas oportunidades, tenemos mucho para recorrer en este camino. Hay mucho trabajo pendiente, también hay mucho por ganar.

En Argentina creemos que tenemos la mejor carne del mundo, es probable que así sea, pero no la vendemos como tal. Seguimos vendiéndola como un producto común.

 

El negocio de los productos tope de gama es para vender cantidades pequeñas, pero lograr importantes diferenciales de precios. Para entrar en estos negocios hay que trabajar para diferenciar y asegurar la calidad, además de desarrollar marcas de productos.

Para aprovechar estas oportunidades hay que empezar a trabajar de manera urgente, la mejor forma es a través de marcas colectivas que se pueden generar desde lo público o lo privado, pero no sólo es ese el trabajo que hay que hacer. También hay que hacer acuerdos y convenios, además de planes de marketing.

Sería una oportunidad importante por ejemplo para las asociaciones de productores o de criadores para que empiecen a generar estrategias de este tipo, también pueden participar los gobiernos o incluso cooperativas o agrupaciones de productores, otro actor que podría encabezar esta estrategia serían los frigoríficos.

Es clave para que se logre con éxito esta estrategia el contacto directo con el vendedor minorista que conoce su cliente, por lo que estas acciones tienen que estar basadas en las preferencias de los compradores que son los que están dispuestos a pagar valores acordes a la calidad de los productos.

Se avizoran buenas expectativas para la ganadería argentina, debemos trabajar en ese sentido para lograr que se realicen.

 

Germán Lucas Tapia.

Germán Lucas Tapia es Licenciado en Economía (UNRC) y Magister en Agroeconomía (UNMDP). Es docente de la Facultad de Agronomía y Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas (UNLPam), Titular de Cabaña La Esperanza (Angus y Hampshire Down) y asesor. Se desempeña como columnista en RADIO GÉNESIS (AM 970) de CABA y escribe en ensintoniaeldiario.com (En Sintonía con el Campo).