Logo
Sunday, 19 de September del 2021 a las 11:00

EL CAMPO ANTE LA DESIGNACIÓN DE JULIÁN DOMÍNGUEZ: SER O NO SER.

La movida del gobierno nacional de resucitar al ex presidente de la Cámara de Diputados y ex pre candidato a gobernador de la PBA, al frente del MAGyP, suaviza el conflicto con el campo y genera expectativas en la definición de varios temas, aunque algunos dirigentes se muestran escépticos y desconfiados.
Foto Nota

Por Daniel Pi.

 

Julián Dominguez es un viejo conocido del sector agropecuario. Con características de muy buen negociador, había sido Intendente de su pueblo natal: Chacabuco, llegó para recomponer una relación muy desgastada del gobierno con el campo, tras el conflicto que nació con la resolución 125 y que terminó con el famoso voto "no positivo" del entonces vicepresidente Julio Cobos.

Comparando aquel momento con éste, hay dos similitudes notorias, pero con matices. El gobierno sufrió en 2009 una derrota legislativa, aunque por un margen bastante menor que el de estas PASO, de septiembre, y no era buena la relación con el campo, tras los conflictivos meses de 2008. Desde esa fecha hasta ahora, puede señalarse que no hubo otro gran conflicto, como el desatado ahora con el cierre de las exportaciones cárnicas.

La decisión del PE no parece improvisada, si tomamos en cuenta que en aquellos años, después de las legislativas, en las que fue derrotado el ex presidente Néstor Kirchner, el gobierno de Cristina Fernández se recompuso de la derrota y logró en 2011 un histórico triunfo con el 54 por ciento, con votaciones muy buenas incluso en ciudades y pueblos del interior, estrechamente relacionados con el sector agropecuario.

En su gestión al frente del MAGyP, Domínguez participó de varios eventos y congresos del sector agroindustrial. Tenía diálogo y había buena relación en términos generales, con la salvedad del CANPO con N, que de alguna forma dividió a algunos pequeños y medianos productores agropecuarios.

Dominguez tomó vuelo político en aquellos años, fue presidente de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, en el período 2011-2015. Después se convirtió en pre candidato a Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, enfrentando a Aníbal Fernández, que en esos momentos estaba en el ojo de la tormenta por el triple crimen de General Rodríguez. Integró una fórmula con el hoy Intendente de la Matanza, Fernando Espinoza, y fueron derrotados por AF, lo que muchos analistas dicen que apuró la derrota kirchnerista de 2015.

Después de esos acontecimientos, Domínguez se convirtió en un desparecido de la política y volvió al llano.

Hoy, el Poder Ejecutivo, tras el conflcito interno que se generó después de la derrota de las PASO, y con mayor incidencia claramente de CFK, desempolva a Domínguez y lo pone al frente de la cartera agropecuaria.

Las expectativas y las interrogantes son muchas. Hay grandes temas y conflcitos por resolver y cercanos: el cierre de las exportaciones de la carne, cuya prórroga vence el 31 de octubre y la reglamentación del nuevo marco regulatorio de los biocombustibles, entre otros.

El campo, tras las elecciones PASO, con un gobierno derrotado, y habiendo decidido antes ir a un cese de comercialización, ahora cambió la estrategia y comunicó que se harán medidas de concientización. Si bien esto no conforma a las bases, la dirigencia de las gremiales que integran la Mesa de Enlace, van por ese camino.

Ahora, la pregunta es ¿Cómo incide el condimento de la designación de Domínguez en este contexto?.

Uno de los primeros en salir a opinar fue el presidente de la Federación Agraria, Carlos Achetoni, quien recordó que el designado " ha tenido un accionar para poder recomponer la situación de 2008" y agregó "esperamos que esa experiencia haga que se revean los temas conflictivos de los útlimos tiempos como el cierre de las exportaciones y también otros que se han truncado.Esperamos que se puedan hacer todas las sinergias con el interior y exterior del sector, para poder abastecer el mercado interno e insertar todas las producciones posibles en el mundo", remarcó. "Ojalá para el bien de los argentinos comience otra etapa", sentenció.

La gremial CONINAGRO comunicó en un twit un saludo hacia el nuevo ministro, manifestando de esa manera un mensaje de "buena onda", como dicen algunos analistas, apostando a una nueva relación con el campo.

Sin embargo, no todas son loas para Domínguez. Algunos dirigentes rurales del interior dicen que es "mas de lo mismo" y en los autoconvocados señalan que "viene a dividir al campo otra vez".